Eleven. Jugamos como nunca y perdimos como siempre.

Presentación

¡Hola, gente!

Esta vez le ha tocado el turno a un juego de mesa de corte deportivo: el Eleven.

Cuando salió la campaña de patrocinio estuve a punto de meterme de cabeza en el proyecto. ¿Por qué? Pues porque le veía un corte muy similar a aquellos primeros PC Fútbol que vendían en disquetes y que tanta satisfacción me dieron hace muchos muchos años (que viejuna soy!). Dejabas a un lado lo que es el juego e sí y te podías centrar en la gestión de tu club: las instalaciones, los entrenamientos, la afición… y los partidos, aunque el objetivo principal fuese ganar la liga, eran algo totalmente secundario que iba mejorando en función de la gestión del resto de cosas que rodeaban a los jugadores.

¿Por qué no entré? Pues por lo que últimamente me está pasando con casi todos los Kickstarter que veo: los precios son elevados y los gastos de envío prohibitivos. Además, los tiempos que se manejan con respecto a la publicación en tienda son mínimos, por lo que prefiero esperarme a que salgan en tienda, que me sale más rentable. Además, se sabía que Maldito Games lo traía en castellano… ¡Solo había que esperar!

Y eso es precisamente lo que hice: en cuanto salió en tienda me lo compré, con la expansión de la campaña en modo solitario, y ahí que lo voy jugando a ratos. ¡Más feliz que una perdiz!

¿De qué va Eleven?

Eleven, que significa 11 (por si hay alguien por ahí que no maneja el inglés) que son el número de jugadores que hay de cada equipo sobre un campo de fútbol (por si hay alguien por ahí que no maneja el fútbol) es un euro en el que se simula la dirección de un club de fútbol durante seis semanas.

En cada una de las semanas tendrás que celebrar reuniones de dirección, reclutar nuevos trabajadores, futbolistas, entrenar a los futbolistas, vender a los futbolistas que ya no necesitas, conseguir canteranos, contratar publicidad, descubrir nuevas tácticas, y bueno, toda una serie de trabajo que rodea a un club de fútbol. Luego, durante el fin de semana, se celebrará el partido de turno. Es sencillo, simple y la mayoría de las veces decepcionante para mí, que casi nunca gano, aunque no es la parte más esencial del juego, así es que tampoco me penaliza demasiado.

Al final del partido, verás si has sufrido alguna consecuencia, buena o mala, para tu plantilla (lesiones, subidas de nivel…), y tendrás que ver en la liga si el resto de equipos contra los que compites han ganado, perdido o empatado sus respectivos partidos. Esto último se hace tirando simplemente un dado del color del nivel del equipo (rojo son los mejores, azules los intermedios y verdes los más malillos), así es que no es nada complicado.

Hecho esto, ¡volvemos a comenzar la siguiente semana!

Expansión: Campaña en solitario.

Me voy a jugar la campaña en solitario que trae la expansión, así es que os voy a ir describiendo cómo me va en cada uno de los escenarios por los que voy a ir pasando en esta campaña. No todo el mundo va a recorrer los escenarios de la misma manera, ya que en función de cómo finalices en una partida, se te va a dar la posibilidad de irte a otros clubs distintos o incluso tendrás que quedarte una segunda temporada en tu club actual.

Las partidas son independientes entre sí, lo que realmente da la campaña es la historia que une tu evolución al ir pasando por los distintos equipos, ya que no te llevas nada de una partida a otra, salvo que repitas temporada en el mismo club, que lo que hace es que mejoras tu punto de partida para que tengas más fácil puntuar para pasar al siguiente de los ocho escenarios disponibles.

Objetivo final: ganar la liga de primera división con un club. Solo de pensarlo me meo de la risa… ¿pero quién sabe?

Si no tenéis ganas de compartir el recorrido conmigo, siempre podéis ir directamente a ver Mi opinión y saltaros la campaña.

Primer escenario. Estamos aquí para quedarnos.

El primer escenario de esta campaña nos pone al mando de un equipo de tercera división denominado Brickton Football Club.

Este club es un club pequeñín que por casualidad ha subido a tercera división. Nadie da nada por el club y todos esperan que vuelva a descender a ligas regionales más pequeñas. Tu misión es que esto no suceda. Has de acabar la temporada como mínimo el tercero por la cola. De ahí hasta el primer puesto de liga, el que tú quieras, pero ese es el mínimo.

Además, tendrás que conseguir una puntuación mínima que te permita ser Ayudante de Entrenador, y así además mejoras el campo del equipo y entrenas a unos cuantos canteranos, ¡pues mejor que mejor!

Semana 1. Todo es comenzar.

Esta primera semana estamos totalmente perdidos en el club. Acabamos de llegar y nos han impuesto una directiva que no conocemos de nada. Por un lado tenemos a un tal Ricci, que piensa que el club es un lugar más para generar ingresos. Luego está Kaminska, que es un poco menos práctica y también piensa es un negocio pero que es importante tener una afición contenta. Y por último, tenemos a Archambault, que es diametralmente opuesto a los otros dos directivos y piensa que los futbolistas son el club; para él, el resto de cosas no tiene importancia.

El lunes se pone sobre la mesa un problema que nos ha llegado a través de los medios de comunicación: uno de nuestros jugadores ha sido visto en lugares de apuestas. Por una parte no está bien que relacionen al club con este tipo de actividades, pero por otra parte cada jugador es libre de hacer en su tiempo libre lo que quiera… Finalmente la directiva se decanta por esta última opción: el jugador puede realizar el su tiempo libre lo que quiera, pero hay que dejar claro que el club no se hace responsable de tales actividades.

Vamos a intentar empezar en orden, equilibrando tanto el beneficio como la plantilla. Para ello, contratamos una nueva empleada especializada en construcciones. Con su ayuda hacemos una nueva grada para la afición, lo que se traducirá en más beneficio económico. También contratamos un nuevo canterano y lo entrenamos, dando lugar a un delantero bastante bueno que puede jugar en cualquier lugar del campo. También contratamos un nuevo anunciante para el campo «Crédito fácil», que nos da una buena aportación económica.

El partido tampoco es que nos salga demasiado bien, ya que perdemos por un gol contra los Blackston Kings. Lo bueno: ante esta derrota, nuestros jugadores se crecen y en la próxima semana ¡tendrán dos puntos más de fuerza!

Semana 2. Descansar siempre es bien.

Ya vamos conociendo un poco mejor el club, y tenemos esperanza en que la cosa va a ir a mejor. Muchos equipos no puntuaron la semana pasada, así es que no somos los únicos que estamos en la cola de la clasificación, lo cual deja mucha esperanza para cumplir nuestros objetivos.

Esta semana ha hecho un tiempo maravilloso y nuestros jugadores han podido relajarse y descansar fuera de los entrenamientos con un humor excelente. Los jugadores han descansado, sí, pero nuestra arquitecto ha estado trabajando sin descanso en una nueva instalación para el estadio y ha quedado agotada, por lo que le damos dos semanas de vacaciones. Como contrapunto, tenemos unas nuevas gradas maravillosas que harán las delicias de nuestra afición.

Contratamos dos nuevas entrenadoras para nuestro equipo, una genérica y otra especializada en la cantera, y contratamos un canterano, al que entrenamos inmediatamente resultando ser un goleador de medio campo buenecito, y un nuevo portero bastante decente. Además, conseguimos algunas nuevas tácticas para mejorar en el terreno de juego. También contratamos un nuevo patrocinador que nos da una nueva camiseta «Docencia Comercial». No es el mejor eslogan, pero es el que mejores condiciones nos ofrecía…

Con todo esto, el partido contra el Downtown United nos resulta la mar de fácil y ganamos. Bueno, ganamos por los pelos, pero ganamos al fin y al cabo. Y cuando se corre la voz de que hemos ganado, nuevos aficionados se unen la club porque están viendo que por primera vez en cuarenta años, tal vez, y solo tal vez, ¡podamos subir de categoría!

Lo malo es la economía del club. Hemos gastado demasiado esta semana y no podemos pagar los sueldos de nuestros empleados… Una de nuestras entrenadoras se toma «dos semanas de descanso» por no haberle podido pagar su sueldo estipulado… ¡No volverá a pasar!

Semana 3. Los patrocinadores se nos ponen nerviosos.

La tercera semana da comienzo y no vamos los últimos en la liga. ¡Yuju!

Nuestros patrocinadores se están poniendo nerviosos porque no tenemos, según ellos, nuestras prioridades claras. La junta decide eliminar el objetivo que teníamos al comienzo de la temporada y que a estas alturas se nos hace inalcanzable (tener ocho jugadores de ataque o de defensa), y centrarse en reforzar la calidad de uno de nuestros jugadores de forma permanente.

Esta semana estamos un poco paraditos en cuanto a actividad, y nos centramos en construir una nueva grada para nuestra creciente afición y a conseguir dinero para poder pagar nuestros costes de mantenimiento al final de la semana. También contratamos un nuevo futbolista regular, un jugador ofensivo y que juega en la zona cercana a la portería. Por lo que hemos visto, cruza todo el campo corriendo como una bala y consigue lanzar unos pepinazos que dejan al portero del otro equipo paralizado…

Con tal adquisición el partido se nos da de maravilla, y ganamos por un gol al Middleham Local Club, sumando más puntitos en la tabla de clasificación. No quiero decir nada… pero estamos en las primeras posiciones… y esto va muy muy bien…

Además, ya tenemos aforo completo en nuestros partidos, lo que le da un empujón a la economía del club bastante potente.

Una pega… nuestro medio campo favorito se ha lesionado gravemente durante el partido. No podremos contar en un par de semanas con él, a no ser que podamos contratar algún médico o fisioterapeuta que lo ayude a recuperarse más deprisa de su lesión. ¡Una pena!

Esta semana todos nuestros pagos se realizan de forma correcta y ninguno de nuestros empleados se mosquea con nosotros. La entrenadora de la semana pasada sigue mosca, pero con suerte, la semana que viene recibirá su cheque y se incorporará de nuevo con nosotros.

Semana 4. ¡Nos han robado!

Cuarta semana y la cosa comienza a complicarse. A partir de esta semana nos toca enfrentarnos a los equipos más fuertes de la liga. Por ahora estamos muy bien posicionados, así es que a ver si conseguimos quedarnos al menos como estamos…

Para colmo de males, alguien ha entrado en nuestras instalaciones y ha robado una antigua medalla del club. Aunque no es algo a lo que la mayoría de nuestra directiva le tenga cariño, es cierto que el robo se ha filtrado al público y nuestra afición está indignada por el asunto y exige que hagamos algo, por lo que se la junta decide contratar un detective privado (que cuesta un riñón y parte de otro) para aclarar lo sucedido. Una vez recuperada la medalla y detenido al malhechor, la afición se vuelca entusiasmada con el club y ganamos aún más seguidores.

Necesitamos dinero, que después de lo del detective nos hemos quedado fatal, por lo que contratamos un nuevo patrocinador fijo en nuestro estado. También mejoramos el estado del césped, lo que hace que nuestros jugadores puedan entrenar mejor. Y como tenemos un jugador lesionado, contratamos a otro canterano y lo entrenamos, resultando ser un defensa de medio campo bueno.

Esta semana toca enfrentarnos al Dafton United, que nos marca 4 goles. Nosotros solo metemos 1. No voy a hacer más comentarios al respecto. Ha sido una kk.

Al menos podemos afrontar todas nuestras deudas.

Semana 5. Trabajadores gratis.

Ya ganar la liga, lo que se dice ganar la liga, va a ser que no. Pero bueno, ¡tampoco tenemos porqué perderla! Yo creo que podemos quedar entre el puesto 3 y el 5 (de 8 no está mal).

De una de las escuelas de economía de la región, se nos ofrecen un grupo de estudiantes para realizar las prácticas en el club, y luego permanecer contratados si hay acuerdo entre las dos partes. La Junta no lo duda ni un momento y dice de forma unánime que sí a la oferta. ¡Todo sea por ahorrarse unas perrillas!

Aunque realmente esta semana hemos comenzado con dinero de sobra. La angustia de no poder pagar sueldos las semanas anteriores han hecho que hayamos guardado como hormigas y ahora tenemos una cantidad casi indecente de dinero que tenemos que gastar en beneficio del club, por supuesto.

Vamos a contratar un nuevo empleado que nos ayude con los jugadores, vamos a construir un tercer espacio para patrocinadores en nuestro estadio, vamos a contratar a otro canterano ofensivo y lo vamos a entrenar. Y todo esto teniendo siempre muy en cuenta no quedarnos sin dinero para pagar nuestros gastos al final de la semana.

El partido de esta semana es contra el Steelchester FC. No ha sido un mal partido y le hemos conseguido empatar. ¡Como hecho de menos a nuestro centrocampista lesionado! Bueno, aún así no hemos perdido, lo cual al menos nos da un puntito en la clasificación.

Los pagos todos bien. No hay deuda. No hay vergüenza.

Semana 6. Falsificaciones en el mercado.

Última jornada, y creo que puedo afirmar casi con total seguridad que ¡no vamos a descender! Ole ole y ole!

Dado que nuestra popularidad a aumentado últimamente bastante, lo normal es que las ventas en la tienda oficial del equipo se vayan manteniendo en el tiempo e incluso vayan aumentando. Pero esto no está pasando. Cada vez hay menos ventas en la tienda oficial. Tras investigar un poco la situación, nos damos cuenta que somos tan famosos que se han empezado a vender copias ilegales de nuestra equipación por Internet. La junta no tiene una opinión clara de qué hacer al respecto, y una y otra vez discuten entre demandar las falsificaciones o hacer que los jugadores firmen algunos artículos para hacerlos exclusivos de la tienda y que no puedan ser falsificados… Al final, tras varias deliberaciones, deciden denunciar las falsificaciones y ponemos a todo nuestro equipo de empleados más avezados en temas legales a realizar la denuncia.

Al ser final de temporada, gestionamos el dinero de forma que podamos hacer alguna mejora en el estadio y contratar algún empleado del mismo tipo de los que ya tenemos contratado para ganar puntos.

Todos nuestros jugadores están disponibles para el partido y tenemos fuerza suficiente para que todos jueguen este último encuentro contra los Greytown Bulls. La cosa ha estado muy reñida, pero finalmente nos ganan por cuatro goles a tres. Una pena. Uno de nuestros jugadores incluso acaba lesionado tras el partido.

Aun así, nuestra posición en liga es la 4, empatados a puntos con otro equipo, por lo que no hemos ganado la liga, pero tampoco hemos descendido, que era una de las premisas para que todo fuese bien.

Ahora solo nos queda ver qué tal hemos gestionado el club para saber si podemos cambiarnos o tenemos que hacer otra temporada en este club.

Puntuación final.

Finalmente, entre la puntuación obtenida por los jugadores, por los objetivos, por las mejoras del estadio y todo lo demás, hemos obtenido un total de 42 puntos.

En el escenario esto nos da la posibilidad de jugar con otro equipo de tercera la siguiente temporada: el Dafton United. ¡Allá vamos!

FIN

Mi opinión

Tras unas 10 o 15 partidas a este juego, unas en solitario y otras en multijugador (creo que la que más ha sido a tres jugadores), creo que me encuentro en posición de poder hablar un poco de las impresiones que el juego me ha causado.

Y no he puesto de primeras que es un juego que me encanta porque no me encanta, aunque si no me encanta os podéis preguntar ¿y por qué ha jugado tanto? Pues porque es un juego que tampoco me disgusta… Cada vez que lo juego me da la impresión de que no estoy haciendo algo bien, o que se me escapa algo, y finalmente paso un rato divertido jugando, así es que es un juego que me causa sentimientos encontrados.

Por una parte, la gestión del club me parece totalmente correcta. Tienes que optimizar tus acciones para ir mejorándolo todo a pesar de que tienes muy pocas acciones y no te da tiempo de hacer todo lo que quieres hacer.

Por otra parte, la gestión de los jugadores me causa mucha ansiedad: a medida que avanzas en la liga, los rivales son cada vez más potentes, y los jugadores a los que puedes optar son exactamente los mismos cuando juegas en tercera división que cuando juegas en primera división, y no hay forma de mejorar a los jugadores de forma que se pongan un poco más a tono…

Los partidos me parecen correctos. No son muy complejos de resolver y no son la parte central del juego, lo que me congratula, pero claro, con la kk de jugadores que puedes llegar a conseguir, pues se van todos a la porra en cuanto subes un poco de nivel a los oponentes.

A grandes rasgos eso es lo que me pasa, así es que voy a intentar esquematizarlo todo un poco.

Cosas que me gustan:

  • El tema. La gestión de casi cualquier cosa me parece maravillosa, incluidos los clubs de fútbol, que por cierto es un deporte que no me interesa lo más mínimo.
  • Los tableros. Yo no tengo la versión deluxe, tengo la versión normalita, y que los tableros tengan una zona más rugosa que otra para que los componentes no resbalen me parece todo un acierto.
  • Los partidos no son el centro del juego, cosa que agradezco infinitamente, porque para mí es la parte más aburrida del tema.
  • El modo solitario. Me gusta mucho cómo se comporta este juego en solitario. No necesita ninguna regla adicional ni un automa ni nada de nada. Es genial.
  • La campaña. Siempre es de agradecer que haya un reto para el modo en solitario y no sea «a ver si puedo superar mi anterior puntuación». Incluso sin la expansión, el juego base trae una serie de escenarios que se pueden usar en el modo solitario para intentar superarlos, lo que es un aliciente.
  • La variedad de cartas. Hay un montón de cartas de todos los tipos, lo que hace que cada sesión sea única por la diversidad de opciones que se presentan a lo largo de la partida.

Lo que no me gusta:

  • Las reglas. En muchos puntos son ambiguas, no se entienden bien los conceptos y tienes que ir a buscar soluciones en otros sitios, como en la BGG. Incluso se ha creado un documento de FAQ (preguntas frecuentes) que se puede descargar desde aquí para aclarar conceptos. Eso sí, está en inglés.
  • Las ilustraciones de los personajes. Llamadme delicada o quejica, pero los trazos de las personas que aparecen en las ilustraciones son duros, con las expresiones muy marcadas, lo que personalmente no me gusta. Pero esto es cuestión de gustos, no otra cosa.
  • Los jugadores ofertados. Siempre son los mismos, juegues en la división que juegues. No puedes ir mejorándolos (salvo que por suerte salgan cartas que te permitan mejorarlos) con ninguna acción y a ningún coste. Efectivamente esto hace que jugar en primera división sea más difícil que en tercera división, pero yo diría que no es que sea más difícil, es que es casi imposible ganar un partido en una división superior.
  • El modo multijugador. Para mí que el juego está diseñado para jugarse en solitario y se le ha metido el modo multijugador. No sé, eso de que juguemos en la misma liga y no nos enfrentemos entre nosotros queda un poco raruno…

 

Cosas que no me explico por qué a otros no les gustan:

  • La resolución de los partidos. Es simple, es rápida… No sé dónde está el problema. Bueno, a lo mejor en lo que he comentado antes de los jugadores…
  • El avance del resto de equipos en la tabla de clasificación mediante una tirada de dados. Y aquí entra de nuevo el azar. El azar puede hacer que nadie avance y tú te coloques el primero de todos aunque los partidos se te den fatal… Pues sí, pero veo que es una forma efectiva de hacerlo y además, una forma que representa también el no saber qué van a hacer los demás en esa jornada… No será la solución más elegante, pero yo la veo efectiva.
  • Preparación tediosa porque hay muchos componentes. Bueno, sí, hay muchas cartas y muchos tipos de cartas, pero si está bien organizado tampoco se tarda tanto en preparar… Es peor el recoger para dejarlo todo en su sitio después de que se haya mezclado que la preparación en sí.

 

Y ya acabo con esta entrada en el blog. Lo mismo me animo y voy añadiendo más escenarios a este capítulo. Si os apetece, decídmelo en los comentarios y voy haciendo esto cada vez más y más largo…

¡Hasta luego, gente! 


Otras partidas a este Eleven

No Posts Found


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *