Yo (o nosotros)

¡Buenas, gente!

Me presento: soy el meeple amarillo de la portada. Soy la evolución del meeple verde del blog meeples y peques, y este blog es una evolución de ese otro (parezco un pokemon…).

Antes mis peques eran eso, peques. Ahora han crecido. Ya no jugamos tanto juntos como antes porque en la etapa de adolescencia en la que están sus intereses han cambiado, como es natural (¡y muy sano!), así es que en mis partidas me veo acompañada habitualmente por mis gatos.

Y mis gatos no juegan. Bueno, sí, juegan pero siguen sus propias reglas…»¡vamos a tirar ese Dohan de ahí! ¡Vamos a poner nuestras posaderas sobre aquel montón de cartas, que parece mullidito!…». Vamos, que en realidad cada vez que me ponto a jugar tengo dos juegos simultáneos: el de tablero y el de cómo evitar que mis gatos lo estropicien todo.

Pero ellos son así… ¡hay que quererlos!

Y este es mi nuevo proyecto personal. Un blog que no pretende nada.

Si estás buscando un lugar en el que aprender cómo se juega a algo, o cuáles son los mejores juegos, o cuales los peores, no estás en el lugar adecuado. Simplemente vas a encontrar mi opinión sincera sobre el juego, y probablemente no aparecerán juegos que no me gustan, porque prefiero no perder el tiempo jugando a algo que sé que no me va a gustar. Solo pretendo hacer un diario de mis partidas. Si gustáis en acompañarme… ¡excelente! Sino, no pasa absolutamente nada. Este sitio es algo bastante más personal que lo que he hecho hasta ahora.

Es posible que también haya alguna sección dedicada a cosas variadas en mi vida y no solo tenga contenido de juegos de mesa, pero ya veré cómo va evolucionando mi cabeza.

¿Y por qué ha cambiado tanto mi forma de hacer las cosas? Pues porque me agobié. Ya no jugaba por placer, jugaba porque tenía que grabar la partida o escribir una reseña. Solo buscaba juegos nuevos para poder escribir sobre ellos y hacer un artículo. Y no, no me divertía. He vuelto a mis juegos de siempre, he diseñado el blog de forma que no haya una sola partida por juego (que al final puede que sea así porque hay tantos juegos que no da para tanto la vida), sino que pueda dejar constancia de varias partidas o escenarios o campañas de un mismo juego. Esto va a ser algo más lúdico para mí. Puede que más caótico para vosotros. Espero poder organizarlo todo bien.

Y hasta aquí mi ratito de desahogo. Espero que no haya sido demasiado largo y que volváis a visitarnos pronto.

¡Hasta luego, gente!