Black Sonata. En busca de la dama perdida.

Presentación

¡Hola, gente!

Hoy os voy a hablar de un juego para un solo jugador, que aunque yo he jugado también a varios jugadores, está diseñado para ser jugado solo a uno: Black Sonata.

Este juego está basado en los poemas de William Shakespeare, en el Londres del 1600, cuando este mozo andaba por estos mundos. Como este verano hemos estado de vacaciones por esos lares, al volver me he acordado del juego y me ha dado por echar unas cuantas partidas, que hacía mucho que lo tenía cogiendo polvo en la estantería.

Creo que fue uno de los primeros juegos que me compré para jugarlo en solitario, y la verdad es que no me decepcionó nada de nada. Luego, cuando ya lo sabía jugar, también me compré su expansión, la del joven misterioso, que añade bastante dificultad al juego base. ¿Imprescindible? Pues no. Pero si te gustan los retos, es verdad que una vez que le pillas el tranquillo al juego base, es «fácil» de pasar.

¿De qué va Black Sonata?

» La identidad de la Dama Oscura de los sonetos de Shakespeare ha permanecido desconocida para eruditos e historiadores durante más de cuatro siglos.
En Black Sonata (Sonata Negra), perseguirás a la escurridiza Dama Oscura a través de las calles y callejones del Londres isabelino, obteniendo indicios y rumores que junto con los sonetos mismos te darán pistas sobre su identidad. Sin embargo, no todas las pruebas son fiables; necesitarás afilar tu ingenio si quieres finalmente desenmascarar a la Dama Oscura antes de que se deslice silenciosamente entre las páginas de la historia y se pierda.»

Esta es la inquietante introducción que se hace del juego en sus reglas. Nada más que por esto… ¿es para comprarlo o no? Para mí es un sí rotundo.

En el juego manejamos un peón que se irá moviendo entre lugares emblemáticos del Londres de 1600 por unos caminos prefijados. En cada uno de esos lugares, podrá recopilar una serie de pistas para saber quién es la Dama Oscura, e incluso si piensa que está en el mismo sitio que ella, puede intentar atraparla. Si aún desconoce su identidad y la dama oscura está en esa misma posición, recibirá pistas para descubrir su identidad, y si ya sabe quién es, podrá intentar desenmascararla para ver si está en lo cierto.

Es todo un juego de deducción con una interesante cuenta atrás que hará que el jugador se ponga cada vez más nervioso.

Si en vez de un jugador sois dos o más, podéis hacerlo como un juego colaborativo en el que decidiréis qué acción tomar a continuación. A mi esto me ha resultado óptimo con alguna de las variantes que se proponen en la expansión, que hacen el juego mucho más difícil. Quieras o no quieras, dos cerebros piensan mejor que uno solo…

En busca de la dama oscura: una partida.

Voy a contaros una partida que me he jugado y he ido fotografiando paso a paso. No os hago ningún tipo de spoiler porque el juego cambia de partida a partida con un ingenioso modo de ordenación de las cartas y de elección de Dama Oscura, así es que si os apetece, mirad sin miedo.

En cambio, si os aburrís con este tipo de historias, siempre podéis ir directamente a ver Mi opinión y saltaros la partida.

En busca de nuestra primera pista hacia la Dama Oscura.

No se nos ha dado nada mal este comienzo. Después recorrer tan solo dos localizaciones ya hemos descubierto nuestra primera pista sobre la Dama Oscura.

Si os preguntáis qué son esas cabecitas de señora sobre el mapa, son mis suposiciones sobre dónde está posicionada la Dama Oscura durante nuestra travesía por Londres.

Como no tenía dudas de que (en la última imagen) la Dama estaba en mi misma posición y yo ya había hecho contactos en Cornhill, decidí intentar desenmascararla y lo conseguí, aunque solo a medias.

Casi la atrapo, pero se me ha escapado por los pelos, dejando trás de sí un intenso olor a Lilas y un bonito poema.

Una señora que vive en esa zona, una tal Emilia Lanier, dice saber quién es la dama en cuestión, pero que no nos lo puede decir porque sería una descortesía por su parte, pero nos puede describir algunas de sus características…

La segunda siempre cuesta más.

Nuevamente comienzo a recorrer Londres en pos de la Dama, pero aunque esté seguro de su localización, no consigo acorrarla en ninguna localización y siempre va un paso por delante de mí. Finalmente en Liberty of The Clink logro darle alcance y pregunto a mis conocidos si la han visto.

Todos me miran asombrados, como si estuviese loco o preguntando por un fantasma. Nadie ha visto a tal dama ni conoce su paradero. Esta vez he fallado con lo segura que estaba de haberla encontrado nuevamente.

¡No puedo desfallecer! ¡He de seguir buscando!

La de antes ha sido un falso positivo…

Hay que recomponerse, hay que permanecer quieto en un lugar y hay que jugársela en alguna ocasión, una ocasión como esta.

Me desplazo hasta BlackFrias y espero pacientemente. Hay una posibilidad entre dos de que la Dama Oscura haya llegado a mi localización. Quien no arriesga no gana, así es que le pregunto al ama de llaves del hotel por la Dama Oscura. Cuando veo cómo sus ojos se abren de par en par, mi corazón da un vuelco e inmediatamente sé que estoy en el sitio correcto.

Me dice que acaba de salir, que se me ha escapado por los pelos. Puedo sentir ese ligero olor a Lilas en el aire… Cuando ve mi cara de desesperación y después de evaluar que mi vestimenta es de una persona pudiente (estoy segura de ello), afirma que me puede describir cómo era. Tras recibir la información y darle una generosa recompensa a la señora, me dispongo a buscar nuevamente a mi Dama Oscura.

¡Cada vez estoy más cerca de ella!

Ya tengo tres pistas. Vamos a por la cuarta.

Como he hecho amigos por toda la ciudad, he conseguido recabar información de otra señora. Tras coincidir conmigo en varios lugares, bo ha podido resistirse y se me ha acercado diciendo que por casualidad ha estado escuchando mis preguntas y que puede darme cierta información sobre la Dama Oscura, siempre y cuando la mantenga informada de mis avances. Le aseguro que siempre que me vea me podrá preguntar y le contaré con todo lujo de detalles todo lo que sepa hasta ese momento.

Gracias a esta tercera informante consigo deducir uno de los rasgos de la Dama Oscura.

Posteriormente, paseo y paseo sin cesar por Londres, siguiendo siempre el rastro que voy obteniendo y decido esperarla en Eastcheap mientras tomo algo calentito en su cafetería. Dándole vueltas a las pistas que tengo deduzco un segundo rasgo de la Dama Oscuro, por lo que solo me faltaría uno de sus rasgos para saber quién es. Un olor me saca de mis pensamientos, ¡un intenso olor a Lilas! Me levanto corriendo hacia el mesero y le pregunto por la Dama. El mesero me contesta que acaba de salir por la puerta trasera.

Una dama se me acerca. Se me presenta como Anne Whateley y me dice que ella estaba sentada viéndolo todo. Si quiero, me puede contar cómo era la dama en cuestión. Agradecida por su información, me pongo de nuevo en marcha para capturar a la Dama Oscura.

Con cuatro pistas ya lo tengo todo.

Ya conozco la descripción completa de la Dama Oscura. En el momento en que me la cruce en algún lugar seré capaz de reconocerla sin ningún tipo de duda.

Doy vueltas y más vueltas sin tener una mínima impresión de que me la he cruzado en algún lugar. Tampoco hace mucho por mi la niebla, que últimamente esté invadiendo toda la ciudad y no me permite encontrar ninguna pista de hacia dónde se mueve la Dama Oscura.

De pronto, en el silencio de los baños del teatro de Blackfrias, escucho una conversación sin querer… Dos señoras están hablando de una loca que anda recorriendo Londres en busca de una Dama Oscura, y lo divertido que ha sido engañar a esa loca dándole pistas engañosas acerca de una señora con olor a Lilas, cuando realmente la verdadera Dama Oscura huele a flor de cardo.

Haciendo un ejercicio inmenso de autocontrol, permanezco callada y no digo nada. Recopilo toda la información que tengo hasta la fecha y, afortunadamente también tengo información suficiente para saber cuáles son las características de una señora que huele a flor de cardo. ¡Menos mal que Londres está lleno de señoras con la lengua floja que te hablan de todo y no callan nada!

Contenta de que el destino aciago no ha conseguido vencerme, comienzo a perseguir a mi nueva Dama de nuevo perfume…

La Dama Oscura se descubre.

Sigo vagando por Londres y me doy cuenta de que lo mejor va a ser esperarla por uno de los lugares que sé que ya ha estado.

Me establezco tranquilamente en la cafetería de Southwark sin histeria pero sin dormirme. Hago como que leo la prensa, pero estoy atenta a cualquier movimiento.

De pronto la veo. Se está acercando. Todas las descripciones me cuadran. ¡Tiene que ser ella! Cuando pasa por mi lado, aspiro profundamente su perfume y efectivamente huele a flor de cardo. ¡Es ella sin duda!

La sujeté por el brazo, le di la vuelta y vi que se trataba de la hermosa Jane Davenant. Cuando me reconoció sus ojos casi se le salen de las órbitas.

Pero lo que pasó a partir de este momento es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Puntuación final.

Y como todo juego de mesa, Black Sonata también tiene un sistema de puntuación que te indica cómo de bien lo has hecho en función de la dificultad inicial seleccionada y de los turnos que has tardado en encontrar a la Dama Oscura, así como de los fallos que has tenido mientras la buscabas.

En esta partida he conseguido la friolera de 35 puntos, lo que me convierte en una «muchacha de oro». Normalmente acabo de «deshollinador», así que esta vez esto suena mucho mejor!

FIN

Mi opinión

Uno de los primeros juegos que probé hechos para ser jugados en solitario y uno de los mejores a los que he jugado hasta la fecha.

La expansión me lo complica demasiado y hay veces que no tengo yo la neurona para tanta intensidad, así es que prefiero no hablar de ella porque no la conozco demasiado.

Corto no es. En las reglas dice media hora, y puede que en la partida se tarde eso. Pero le tienes que sumar la preparación del mazo y el ajuste de dificultad, y mirar cómo se hace todo eso en las reglas… Y os podéis preguntar ¿y no lo recuerdas de una partida a otra? Pues no, porque considero que no es un juego para todos los días. Como lo juegues muy de seguido lo vas a acabar aborreciendo. Si quieres echar unas cuantas partidas una tarde, me parece fantástico, sobre todo si te has picado porque no has ganado ninguna. Eso sí, déjalo reposar unos días antes de volver a cogerlo, sobre todo si has ganado.

Y ahora voy con la lista de los pros y contras de este Black Sonata. No voy a hacer referencia a la expansión, solo será del juego base.

Cosas que me gustan:

  • El tema. Es precioso, tierno, romántico y extravagante, todo junto. Una delicia.
  • El arte. Es precioso, así viejuno y lleno de detalles intrascendentes en ese mapa. Muy muy bonito. Las Damas Oscuras son todas un horror desde mi punto de vista, pero creo que son retratos de señoras mazo de atractivas en aquella época… No voy a hacer más comentarios al respecto.
  • La forma de descubrir si la Dama Oscura está en tu posición. ¡Qué idea más estupenda y divertida esa de mirar por el ojo de una cerradura! Me encanta.
  • Otra cosa que admiro profundamente es lo de que el orden de las carta forme caminos con sentido, y que tengan varios órdenes válidos y que pueda repetir o no un lugar en función de orden… Sé que está basado en teoría de grafos, que me la conozco, pero me parece una aplicación al mundo real muy imaginativa de dicha teoría y con muy buen resultado en este juego de mesa.
  • La rejugabilidad es asombrosa. Los recorridos son tan largos que son casi imposibles de recordar, sobre todo si el juego se deja descansar un poco entre partida y partida.

Lo que no me gusta:

  • Pues no sé qué poner por aquí…. Por quejarme de algo: la caja para guardar las cartas no tiene en cuenta que las fundas ocupan espacio y se quedan muy muy justas. Ea. Queja puesta.
  • Acabo de leer algo en lo que no había caído… el contraste de colores hace que las personas con dificultad visual no sean capaces de distinguir bien las localizaciones. Se podría haber arreglado con algún símbolo o numerito… quizás en próximas reediciones lo tengan en cuenta…

 

Cosas que no me explico por qué a otros no les gustan:

  • La preparación de la partida es tediosa. Sí, cierto, estoy en parte de acuerdo. Pero creo que es un pequeño precio que hay que pagar para ganar la rejugabilidad que tiene y ¡estoy dispuesta a pasar por ahí todas las veces que haga falta!

 

Y hasta aquí mi sesión de caza y desenmascaramiento de la Dama Oscura. Espero que os haya gustado y si queréis algún dato sobre la expansión, dejadlo en los comentarios.

¡Hasta luego, gente! 


Otras partidas a este Black Sonata

No Posts Found


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *